Nelba, Ricardo y yo caminamos por una calle de Surquillo, y ella me cuenta, entre risas: "Una vez, en un toque de queda, agarraron a Palito. Le pidieron sus documentos y le preguntaron su nombre. Él dijo: 'Me llamo Palito Ortega'. Los oficiales se rieron, y uno le dijo: '¿ah, sí? ¡y yo me llamo Leo Dan!' (nos reímos). Lo pasaron donde otro oficial, por hacerse el gracioso. Pero Palito respondió otra vez con la verdad. 'Me llamo Palito Ortega', y le dijeron los militares: '¡jajaja, seguro, y yo soy Julio Iglesias!' ¡Pobre Palito!".

Palito Ortega, antropólogo y cineasta. fuente: rpp

Nelba Acuña es la viuda de Palito, y Ricardo Bromley, gran amigo de ellos dos, es uno de los  protagonistas de "La Casa Rosada". Esta película que, para Palito, es la más grande que ha producido, la comenzó a escribir -de día y de noche- en el 2008. Para su esposa, Nelba, esta película Palito la escribió con su vida. 

El nombre de la película, que es homónimo a la casa de gobierno argentina responde a que durante esos años se corría la noticia de que en los sótanos de esta casa se llevaban a gente para torturarla y desaparecerla. Sucedía lo mismo en Ayacucho. Solo que en Ayacucho, esta casa no era rosada. Queda en el jirón Rosales 236, urbanización Los Jardines. La llamaban así siguiendo las referencias siniestras de la de Argentina. Era una casa cualquiera, en realidad, en donde se llevaba gente y el personal del Ejército y los agentes de la llamada Policía de Investigaciones los golpeaban, les daban baños eléctricos e inmersiones en agua. Palito la visitó en Ayacucho, pidió que le dejen usarla para la filmación de esta película pero la dueña le negó la posibilidad.

Palito, el cineasta y antropólogo ayacuchano, falleció a los 50 años, víctima de un cáncer al páncreas, el pasado 8 de febrero del 2018, en Lima. 

RICARDO Y NELBA, ENTREVISTADOS.


nelba: objetivos y razones para ver esta película

La idea de esta película es promover un acto de conciencia por aquellas personas que sufrieron daños irreparables, con el fin de construir sociedades distintas.  También la película busca dar a conocer los sucesos que pasaron en Ayacucho y creo que este trabajo muestra el rostro de lo que pasó a nivel nacional.  Creo que este es el primer documento fílmico que se acerca de manera tan cercana y tan certera para hablar de una situación tan delicada para el Perú.  

Hay que verla por un tema de memoria, de tolerancia, de respeto a quienes pasaron esta época tan difícil, a quienes vivieron y a quienes sobrevivieron a esa barbarie. Creo que el cine es una fuente de transformación, y las imágenes son una magnífica oportunidad para que el espectador pueda asumir conciencia.
La llegada en imágenes de un contenido tan fuerte es lo más efectivo, por eso el cine ayuda a repensar nuestro pasado.
la metáfora de la inocencia
Para hacer esta película hemos investigado mucho. Por ello, Palito quiso que la mirada de los dos protagonistas, de los dos niños represente la de los inocentes que sufrieron en esta guerra sin tener nada que ver. 

Palito quería que se escucharan las voces de las víctimas, las voces de quienes caminaban un día en la calle y encontraban muertos tapados con periódico. O cuando estabas durmiendo y de la nada te despertaban y te buscaban algo, lo que sea. Todos hemos sido víctimas de esto que era diario. Todo este conjunto de situaciones se ha plasmado en la película, y Palito ha construido la película con la musicalización y escenas de fondo realmente impactantes.

Se consigue en el público ese tema del qué pasó, se consigue la reflexión. Palito coloca al espectador en los 10 primeros minutos en lo que les va a suceder a los protagonistas. Su sensibilidad siempre fue hacia las víctimas. Se acusa a unos y a otros, pero ¿qué pasa con los que estamos al medio? Ellos son los niños.

el dolor de los otros: los militares

Reconocemos que otros participantes de la guerra interna también sufrieron. Los soldados, los militares, ellos vivían en un pueblo que desconocían, eran traídos de otros lados como si fuera un castigo, querían regresarse a su casa, a su ciudad. Vivían en Huamanga o en Ayacucho como si fuera una pesadilla porque no sabían quién era quién. 

CARLOS CANO. FUENTE: LA CASA ROSADA

Ellos, como foráneos, iban ahí a sobrevivir, tenían que traer trofeos como víctimas para poder salir de esa ciudad. Es en ese afán que han podido enfrentar a la sociedad para hacer una pseudo-justicia. 

¿apología al terrorismo?

Como esposa de Palito, siento mucha vergüenza e indignación por la forma como han podido relacionarlo a él en un tema tan delicado. Él ya no se encuentra físicamente como para que pueda defenderse. Pero esta no es la primera película suya en la que ha plasmado el proceso de la guerra interna, de hecho, es con estas películas con las que nace Palito. 

Estas películas narran cómo empezó el tema del acoso de los terroristas a la población rural. Palito hace películas que destapan el cine regional, y gracias a sus películas muchos otros realizadores cogieron sus cámaras para mostrar estas realidades. Palito nunca se alejó del tema de la guerra interna, él trabajó con mayor delicadeza, con mayor compromiso, él trabajó con mucha más fuerza hasta llegar a “La casa rosada”.

triunfos.

ricardo: el protagonista y sus procesos

Palito se tardó como seis años en encontrar a su "Juan De Dios", le costó mucho encontrar a su protagonista. Y yo le caí como anillo al dedo. Él ha sido mi mentor. Y yo llegué a ese casting de casualidad, estaba cerca de mi casa, y llegué porque mi tía me pasó la voz. En realidad, para mí, actuar era jugar. No sabía cómo tomármelo "en serio". Luego, con los años, con mi ansiedad por el estreno de esta película, dejé de querer estudiar Psicología y decidí seguir actuación, que es lo que hago, para continuar con la semilla que Palito dejó en mí.

Recuerdo que él nos preparó cuatro o seis meses antes de actuar. Lo que hacíamos era encontrarnos interdiariamente con Palito, nosotros, Shantal y yo, y hacíamos tareas juntos. Nos hacía compartir tiempo, él trabajaba las escenas con nosotros. Yo no sabía hacer el ademán de escuchar, él me enseñó a hacerlo.

A mí, como actor, me parece muy interesante cómo Palito nos enseñó a interpretar por fuera y por dentro, y no es solo que el niño muestre un sentimiento sino que interprete un sentimiento y un personaje que no tiene que ver con él. Juan de Dios, mi personaje, es todo lo contrario a lo que yo era en esa época, tiene otra aura, es otra persona. Me veo en la película y me sorprende que él lograra que un niño de 11 años actúe, vivencie e interprete como lo hice yo hace siete años atrás. 

los detalles hogareños de la película

Mi mamá prestó muchas cosas de mi casa: muebles, cuadros, mantas ayacuchanas, sombreros ayacuchanos, muchos de los objetos que hay en la casa del protagonista son objetos que están en mi casa ahora. La ropa de Juan de Dios es, en su mayoría, mía. Y mi mamá también ayudó mucho para las grabaciones. En algún momento contrataron a una persona para que nos cuidara a mí y a Shantall, pero mi mamá hacía mejor el trabajo que ella, porque estaba ahí todo el tiempo. 

Todo esto hizo que hubiera un vínculo cercano entre Palito y mi familia, y me permitió estar muy pendiente de cuándo podría salir. Todo este proceso me tuvo muy ansioso, esperé mucho este estreno, y tuve miedo de mi actuación, de no dar la talla, de no estar a la altura del trabajo de todos los demás.

ricardo bromley, actualmente.

La cábala de mayo

La cábala de Palito era presentar todas sus películas en mayo. Pero en mayo se iban a presentar muchas otras películas comerciales. Por ello, y solo por ser “La Casa Rosada”, Palito quiso romper su cábala, para no exponer su película a una competencia demasiado fuerte. Pero la dejamos ahí, por respetar a su director y porque la película lo vale.


FICHA TECNICA:

Título : LA CASA ROSADA (The Pink House)

Genero : Drama / Suspenso / Guerra / Derechos Humanos

Duración : 111 minutos

Empresa productora : PERU MOVIE EIRL

Co –productora : ANDINA COMPAÑÍA CINEMATOGRAFICA

Director y Productor General: Palito Ortega Matute

Productora Ejecutiva : Nelba Acuña Prado