En este post presento las opiniones de mis alumnos sobre el primer taller que llevamos en la Escuela de Edición de Lima. Cuento también la experiencia de haberlo dictado, así como nuestros logros, y les doy los datos, desde ahora, para que se inscriban :)

Inicio de clases: Lunes 13 de noviembre del 2017. 

🕣 Horario: Lunes y miércoles de 7:15 p. m. – 10:00 p. m.

Duración: 15 horas (5 semanas) Inversión: 290 soles.

Correo: matriculas@escueladeedicion.com.pe

Lugar: Calle Mariano Odicio 498, Miraflores

matriculas@escueladeedicion.com.pe

la disciplina del goce

Cuando llegué al salón el viernes 18 de agosto a las 7.35pm, las sillas estaban todas ocupadas, solo quedaba una para mí. Comencé el taller queriendo saber quiénes eran ellos. 

Quería saber quiénes eran las personas que iban a destinar tres horas de su semana –además, tres horas del viernes en la noche– a estar ahí conmigo hablando de poesía. Pero tampoco quería saber demasiado, sino lo suficiente: qué esperaban, qué les interesaba de la poesía, como se llamaban, cómo así habían caído ahí, justamente ahí y no en otro taller, en otro lugar, con otra u otro profesor. Las respuestas variaron: concretas, magras, específicas, otras más extensas. Algunos de mis alumnos ya habían publicado poemarios, otros no. Algunos tenían formación académica literaria y algunos se dedicaban al arte plástico a la pintura, pero nunca a la poesía, y de hecho, no tenían muchas lecturas, ni mucha idea de qué hacían realmente ahí. Analizamos las palabras, las formas como habían expresado sus intereses, sus ganas por estar ahí, y desde ahí comenzamos. Desde el análisis de sus propios discursos y de sus propias formas de expresar sus acercamientos hacia la poesía. 

todos nosotros

Y no, durante el resto de sesiones no volvimos a presentarnos ni volvimos a hablar de nuestros gustos ni de nuestros hobbies ni esas cosas. Un alumno de la clase me dijo que en otros talleres se destinaba mucho tiempo a “conocerse”. -Disculpa que sea tan tajante, pensé, pero a mí me parece una pérdida de tiempo porque te vas a conocer quieras o no con el otro, conforme escribas, y conforme trabajes con el otro en las dinámicas y en las lecturas comunes que realizarán. Porque de eso se trató este taller. 17 personas, a veces 16, que se leyeron mutuamente: que se comentaron, unos a otros, y luego yo, que les comenté sus propios textos a ellos. No siempre en clase, esto último. Me lo enviaban a mi correo y yo mandaba sugerencias, comentarios, etc.

El tema de leer al otro es importante, porque nos ayuda a tener más herramientas para leernos a nosotros mismos. En el taller el trabajo de cada uno pasó por tres miradas y por un par de semanas de corrección, por lo menos. ¿El objetivo? No solo leer, no solo discutir, sino escribir. Generar el hábito, la disciplina de la escritura. No hay que ser “genios” para escribir un poema, hay que tener herramientas, una forma de canalizar la sensibilidad, una forma de hacer una propia receta para hacer un propio lenguaje. En este panorama, yo soy solo una guía.

¿Y sobre qué escribimos? Bueno: la médula del taller fue darles los estímulos correctos para que ellos escriban como quisieran hacerlo, y como supieran hacerlo, sobre diversas áreas que convergieran en la poesía: conversamos sobre pinturas (sabiendo de ante mano quién las había pintado, y sobre el contexto) relacionadas con poemas, y como inspiración para escribir textos propios. Conversamos sobre diversos tipos de poéticas de diferentes autores y sobre todo, invitamos a poetas para que conversaran sobre sus textos, y sobre, obvio, sus perspectivas críticas y poéticas.

TODOS CON "LA PÉRDIDA" DE JORGE FRISANCHO

¿Un ejemplo concreto de cómo fue una clase? Ahí va: primero analizamos tres poemas, uno de un poemario distinto de Jorge Frisancho, poeta peruano, quien tuvo la gentileza de darnos una buena porción de tiempo y de discusión al final del proceso de discusión, en la siguiente clase. El trabajo constaba en relacionar un poema de “Reino de la necesidad”, con otro de “Desequilibrios” y con uno más de “La pérdida”, yo propuse los tres textos. Los alumnos los analizaron conmigo. Esto nos brindó una perspectiva de lectura amplia. Luego, analizamos nuestra perspectiva, o al menos, la que habíamos conciliado DESDE la perspectiva crítica, leyendo la introducción de “Voces más allá de lo simbólico” de Victor Vich. 

Esto nos sirvió para enmarcarlo en un contexto académico que nos daba otras posibilidades de lectura. Finalmente: hablar con el autor nos daba una tercera herramienta. ¿La siguiente clase? Analizamos un texto crítico y poético que enfrentaba la forma como Vich había teorizado un discurso poético. Leimos a Blanca Varela y una lectura crítica de Mario Montalbetti que no propone interpretar sino indagar. ¿El objetivo? Aprender a realizar lecturas con diversas herramientas de lectura y de escritura.

escuchando a jorge frisancho

Otra de las visitas fue la del talentoso artista del grupo Yuyachkani Augusto Casafranca, un capo, un maestro. ¿Por qué hablar con él y discutir con el sobre una pieza específica suya que vimos (“Adiós Ayacucho”)? Porque lo que queríamos era analizar la poética del cuerpo. El arte de hablar sin palabras, de mostrar no de contar.

augusto casafranca en una escena de "Adiós ayacucho" adaptación de la nouvelle de julio ortega

Hemos leído poemarios, cuadros, obras de teatro. Los alumnos han escrito (porque ese es el objetivo) varios poemas y han aprendido herramientas de corrección y de lectura.Y han empezado a publicar sus textos, que no están nada mal en diversos lugares de prestigio, como en la revista chilena, letras.s5.

Este es el link

con augusto casafranca

¿Por qué meterse a este taller?

Porque te vas a divertir, porque vas a aprender de ti y del resto, y un poco de mi, porque vas a tener un contacto intenso, fuerte con la poesía y con la escritura

Y ¿Por qué más? por todo esto que es lo que opinan los chicos del taller:

¡Te esperamos!

- En cuanto te inscribas te daremos un syllabus

- Te mandaré el material con antelación

- Estamos en contacto constante por redes tipo Facebook. 

Yo soy la profesora. Te dejo aquí una sumilla de mi chamba:

Andrea Cabel García obtuvo la Maestría en Literatura Latinoamericana en la Universidad de Pittsburgh, universidad en la que actualmente es candidata al PhD. Licenciada en Literatura hispanoamericana en la Pontificia Universidad Católica del Perú y Diplomada en Periodismo político y Análisis cultural en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Siguió el Diplomado de Interculturalidad y Pueblos indígenas amazónicos en la misma universidad.  

Ha obtenido las prestigiosas becas a la investigación: Provost Humanities Fellowship (2011- 2012), Andrew Mellon Fellowship (2015-2016), y dos becas de trabajo de campo (2012 y 2015) para desarrollar sus proyectos en la Amazonía peruana otorgadas por el Centro de Estudios Latinoamericanos (CLAS) de la Universidad de Pittsburgh.

Dictó conferencias en la Universidad de Hofstra, y en la Universidad de Stony Brook, ambas en Nueva York sobre poesía latinoamericana. Asimismo, dictó conferencias en Caracas, Venezuela donde además fue jurado del Concurso Nacional de Poesía celebrado en julio del 2015. Respecto de su labor docente dictó durante cuatro años seguidos diversos cursos de teoría dramática (teatro) y poesía en la Pontificia Universidad Católica del Perú, ha trabajado en diversos colegios en Lima, y dictó, asimismo, seminarios y clases sobre gramática española en la Universidad de Pittsburgh. Ha dictado seminarios sobre lírica peruana moderna en la Universidad de Burgos, España.

Andrea destaca como una de las poetas de la generación del 2000 más conocidas, a decir del poeta Raúl Zurita, su poemario Las falsas actitudes del agua, “Es uno de los libros más reveladores de la reciente poesía latinoamericana por su rigor, su sentido de la estructura, y su indagación en las formas”, del mismo modo, para Antonio Cisneros, Andrea Cabel es la poeta más interesante de los últimos años. Andrea obtuvo el premio Esquina de Papel otorgado por la embajada de España y la municipalidad de Lima en el 2006, este premio conformó su primer libro Las falsas actitudes del agua y tuvo dos ediciones en Lima y una en México (Lima, 2006, 2007, México DF. 2014), publicó también una plaquette llamada Uno rojo, publicada por la PUCP en dos ediciones de colección de la serie Underwood, (PUCP, 2011, 2012). Su tercer poemario, “Latitud de Fuego” (Lima, 2011) tuvo un notorio alcance y “A dónde volver. Poemas 'reunidos'” (Pittsburgh, 2016) fue publicado en México pero vendido en Estados Unidos y Lima. Andrea ha sido jurado de los juegos florales de poesía en la PUCP y ha sido invitada a diversos eventos (ferias, conversatorios, cursos, concursos) nacionales e internacionales de poesía