Lo que sucede cuando un reconocido fotógrafo de modas comienza a mirar el día a día


Conocí a Tony cuando trabajé en la revista Cosas. Nos hicimos amigos como las hojas reconocen al otoño, o las olas entienden las orillas. Fue un suceso inmediato e irremediable. Tony ama la belleza. La busca y la crea desde la fotografía y yo desde la poesía. Los dos encontrábamos imágenes en palabras, en ideas, en paisajes, en personas. A Tony le debo, por ejemplo, el mejor reflejo de mi presente, la mirada más clara de mis días. Es mi amigo por todo lo que comento, y porque es talentoso, inteligente, disciplinado. Porque me inspira. Y tiene el don de trascender los margenes de su propio trabajo para bordear otros, como ciencias más duras teóricamente hablando, como la antropología. Saltar de la sensualidad de la fotografía a la antropología y hacerlo con estilo, con ideas, como lo hace él, es algo que me interesa, es algo de lo que aprendo.  

En esta entrevista converso con él sobre un proyecto que se veía venir. El título dice mucho de su trabajo, pero dice más de él como persona. "El extraordinario cotidiano". La magia de estar vivos. El reto de aprovechar este vinculo con el aire entrando por nuestro cuerpo. El mostrar la belleza de todo esto. Tony Robles, mi amigo, un hombre sabio, es quien ha decidido iniciar este proyecto de fotografía, muy a su estilo. Muy como solo es él. Les dejo la entrevista, sus palabras, y algunas de sus imágenes.

Tony Robles Lima, 1979
Hace muchos años, leí en una frase de Susan Sontag que me marcó mucho, “el arte cambia la moral”, pensé en el poder de las imágenes, en su circulación, en su cualidad de representar realidades y fue cuando decidí registrar todas esos pequeños relatos que conforman nuestra realidad. Narrativas que andan dispersas, caminando alborotadas por nuestras caóticas calles, mezclándose entre neones que forman parte de paisajes, estéticas a medio hacer, a veces yuxtapuestas, híbridas. Referentes que siguen tramas que han dejado su lugar de origen, para regresar sólo transformadas en apropiaciones, desarraigadas, vivas.   

retrato de ana lia orezzoli

Soy comunicador social, egresado de la Universidad de Lima, realicé estudios de fotografía en el Instituto Europeo de Diseño en Milano, Italia. Trabajé para una agencia de fotografía, que me permitió estar cerca del sistema de la moda y conocerlo desde su interior. Regresé a Lima en el 2007 y trabajé como fotógrafo y editor fotográfico para la revista Cosas durante cuatro años. Desde entonces, soy fotógrafo independiente y he publicado en la mayoría de revistas del país, además me dedico a la docencia, llevando a cabo talleres de fotografía de manera particular con distintas instituciones. Desde inicios de este año, empecé una maestría en Antropología Visual en la Universidad Católica, estudios que me ha devuelto al cuestionamiento inicial, la capacidad de la imagen para transformar la realidad. 

EL EXTRAORDINARIO COTIDIANO

Estas fotografías son parte de un proyecto más grande, que finalizará cuando terminé mi proyecto de tesis para la maestría de antropología visual que vengo realizando. Surgió de la necesidad de otorgarle un espacio visual, a las múltiples narrativas visuales con las que nos encontramos cotidianamente pero que pasan inadvertidas y terminan por perderse. Los estudios en antropología visual, me está ayudando a comprender la manera como distintas sociedades construyen su conocimiento, cuestionando el rol del lenguaje, su sistema de significación y representación.

"EL EXTRAORDINARIO COTIDIANO" FOTO DE TONY ROBLES

Además me ayuda a comprender mi posición como enunciador y entender mi propia reflexividad. Para hablar de algo, uno debe reconocerse primero en sí mimo, comprender de dónde viene, ser consciente de sus fortalezas y debilidades. Sólo así, uno puede contar algo que conoce, tomando una posición, un punto de vista, honesto consigo mismo. Volví a los lugares que fueron parte de mi experiencia de infancia como Huánuco, lugar de donde mis padres son oriundos y descubrí en la memoria familiar, distintos elementos que formaban parte de mi imaginario visual.

"PARA QUE SEA MÁS VERDE"

Recuerdo una fotografía que desde pequeño persiguió mi imaginario, en ella estaba con mis hermanos, de pie en nuestra sala y cada uno llevaba el regalo que había recibido por navidad. Detrás de nosotros, un gran papel de “Colomural”, que era una especie de gigantografía en donde aparecía un gran paisaje tropical, con palmeras, arena blanca y mar turquesa. Recuerdo la calidez de ese papel como si estuviese en el mismo caribe y aunque sabía que la escena era inventada, había lago que me hacía creer en ella, en su representación, así la escena fuese registrada desde algún departamento en el distrito de Breña. 

"EL EXTRAORDINARIO COTIDIANO" FOTO DE TONY ROBLES


 Reconocí el tránsito por el que había pasado de pequeño y durante toda mi adolescencia, siguiendo la trama de mis padres, migrantes que vinieron a Lima a seguir estudios y trabajar, encontrando en Lima el lugar donde construir su propia historia pero atravesados por los signos del paisaje serrano-selvático de Huánuco, recuerdo ver el jardín de nuestra casa de Surco como un pequeña huerta de donde sacábamos los plátanos de la isla y los maracuyás que crecían sobre nuestros columpios. Para aumentar el efecto selva mi padre colocaba un fluorescente de color verde al jardín “Para que sea mas verde” me decía. Mientras mi madre luchaba con incorporar paisajes de un pasado colonial hasta naturaleza que se mantenía desbordada. Mis padres representaban lo que extrañaban y querían mantenerlo cercano, no importaba si era un fluorescente, un azulejo o un papel tapiz impreso. Lo que importaba era el significado que ello producía.

LA MECÁNICA DEL PROYECTO
Vengo gestando este proyecto hace bastante tiempo, pero hace tres años que comencé a fotografiar continua y sistemáticamente. Utilizando la cámara del celular, que se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo, por que me permite ingresar a la cotidianidad de manera sigilosa y sin parámetros. Esto posibilita, acercarme a las personas, ingresar a espacios y momentos que terminan por perderse en nuestro fluir cotidiano. Me permitió, observar pequeños gestos en las personas que guardan relación con los lugares, pequeñas sutilezas, susurros visuales, pero que dicen mucho del personaje y de su posición con relación a la historia de nuestras ciudades. Las fotografías, las empecé a publicar diariamente en una cuenta de Instagram porque sentía que debía compartir mi visión de manera democrática y que fuese de fácil acceso al público. Hace unas semanas participé en un taller de foto libro y organice las imágenes, ahí me di cuenta, que las fotografías que realicé por separado y en distintos lugares, conforman parte de una misma narrativa, que habla sobre la apropiaciones y nuevas representaciones, en un contexto en donde nada está fijo, sino mas bien, en donde todo se moviliza y fluye.
¿INFLUENCIAS DE LA ANTROPOLOGÍA VISUAL?

Desde que empecé la maestría, observé que lo que venía realizando de manera empírica, es una técnica utilizada por la antropología que ayuda a traducir, maneras de comportamientos y construcción de identificaciones. Siguiendo las tramas de los individuos y los espacios que habitan, se encuentran relaciones. Como fotógrafo de moda y retratos, he trabajado mucho en estudio con conceptos y con un nivel de producción bastante organizado, en donde todo está programado. Poco escapa a la sorpresa, a lo fortuito, al caos. Por ello, dejé la cámara de grandes resoluciones y la artificialidad de los flashes para seguir la trama cotidiana, armado sólo con mi celular. 

"EL EXTRAORDINARIO COTIDIANO" FOTO DE TONY ROBLES

Para habitar las calles, uno tiene que estar con la mirada siempre atenta, concentrado en lo que se está viviendo, porque se sabe que algo inesperado va a suceder. Vivimos en un caos organizado, el cual no nos permite colapsar, pero que nos sirve de punto de partida para construir nuevas estéticas personales que al ser apropiadas y reinterpretadas, adquieren un nuevo significado.

LO QUE BUSCO
En mis fotografías, busco que el espectador devuelva la mirada hacia la calle, que comprenda las nuevas maneras de interpretación y que se anime a cuestionar. Que encuentre símbolos dentro del caos cotidiano, símbolos que necesitamos decodificar y que están incorporados en nuestra manera de vestir, de representar, en cómo se construyen nuestros espacios y cómo este doble vínculo alimenta un discurso emergente.
¿SE DEJAN FOTOGRAFIAR?
Al contrario, de lo que podemos imaginar, somos bastantes amables en nuestras relaciones con los otros. Pocas veces he recibido un no como respuesta, por el contrario, las personas están muy animadas a dialogar, intercambiar sus propias experiencias y a mostrarse sin tapujos. Hay mucho miedo en la ficción que los medios se encargan de propagar, por el contrario, en las relaciones cotidianas, encuentro mucha curiosidad y tolerancia

EL EXTRAORDINARIO COTIDIANO, DE TONY ROBLES


LO MÁS DIFÍCIL ES...

Pienso que lo más complicado en el proceso creativo, es comprender lo que se quiere decir, encontrar el argumento toma muchísimo tiempo. Estamos acostumbrados a resultados inmediatos, pero la prisa es una trampa que no nos permite ver el presente. Por ello, debemos de experimentar cada situación cotidiana, como si fuera una experiencia única, estar dispuestos a conocer al otro, como si fuéramos nosotros mismos. Estar dispuestos a vivir aprendiendo, dejando la soberbia que nos hace creer que todo lo sabemos, matar al ego de una buena vez. 


Foto de la portada: Ana Lía Orezzoli.

El libro está dispuesto en pdf en formato virtual (plataforma Issu) para que todos lo puedan visitar, compartir y re-interpretar. 
Aquí el link: https://issuu.com/.../pdf_el_extraordinario_cotidiano_fin
También pueden buscarme como el extraordinario cotidiano en Facebook e Instagram. Para los que deseen en tener una copia en físico, haré una preventa, los interesados pueden escribirme a tonyrobles.photo@gmail.com