#AgroexportaciónSinExplotación

foto tomada en larcomar

Acerca de la visita de Jhon Estela en Lima

Una forma de hablar del agradecimiento por la colecta para Jhon Estela

Publicado: 2017-06-15

Escribo este artículo movida, sobre todo, por el agradecimiento hacia diferentes personas e instituciones que se solidarizaron con una causa que yo tomé como mía: la de Jhon Estela. Él es una víctima del Baguazo, un joven que actualmente tiene 28 años y que cuando tenía 21, mientras trabajaba en Bagua, su ciudad, soportó el impacto de un misil AKM que cayó golpeando su mototaxi. Este impacto causó que le tuvieran que amputar la pierna. El tema fue que como no lo dejaron salir de Bagua hacia un hospital especializado en Jaén, por ejemplo, la infección empeoró. Jhon soportó 8 operaciones. Al final, quedó mutilado y sin un juicio que de alguna manera le dé un poco de justicia. 

A lo largo de estos 8 años no recibió ni una pensión, ni fisioterapia, ni terapia ni nada sostenido y consciente. Tiene una prótesis completa para la pierna derecha, y yo lo conocí en el 2015, cuando estuve en Bagua trabajando, justamente, con las víctimas del Baguazo. Jhon y yo somos amigos y el año pasado tuvo un problema en su prótesis, necesitaba unos arreglos, y por ello vino a Lima. No obstante, vino con sus ahorros y estos no cubrían los 1700 soles que costaban únicamente las dos ligas que necesitaban la prótesis. Jhon se quedó conmigo, en mi casa, y junto a la ayuda de varios amigos (cada donación fue publicada en el FanPage de Jhon) se logró llegar a esta suma. Este año Jhon vino a Lima el 5 de Junio, día del Baguazo. 

Vino por 5 días. En estos días, se contactó con su abogado, Juan José Quispe, del IDL, quien le confirmó su apoyo para cuando comience su juicio. Además, recibió nuevamente fisioterapia gratuita por el CRYMEF. Los médicos de este centro le habían brindado el año pasado fisioterapia a Jhon, quien nunca la había recibido. Además, tuvo cita con dos dermatólogos importantes. Ellos le diagnosticaron un problema –que era la razón por la que había venido a Lima– y le dieron el tratamiento necesario. Jhon logró movilizarse en Lima y pagar su comida, además de venir a Lima y de regresarse a Bagua gracias a, específicamente, el apoyo de estas personas:

Rodolfo Suito Rizo Patrón donó 200 soles, con este dinero, Jhon pudo movilizarse por Lima, porque teniendo la prótesis se le hace complicado subir y bajar de combis, por ello, utilizó sobre todo taxis.

Cruz Silva Del Carpio, abogada del IDL, le depositó en su cuenta directamente 150 soles para su pasaje de venida de Bagua a Lima.

Maritza Quispe, también del IDL, donó 100 soles que ayudaron en la alimentación de Jhon durante los primeros días en Lima.

Jonathan Hurtado Mariño, del CAAAP, donó 200 soles que ayudaron a que Jhon pagase su pasaje de regreso a Bagua. Jonathan además se entrevistó personalmente con Jhon en mi casa. Pronto saldrá la nota de Jonathan y la postearé en este post.

Juan Duchesne Winter y Constanza Ussa, ellos, desde Pittsburgh, Estados Unidos, enviaron 100 dólares vía Western Union a mi nombre, yo lo recogí y se lo entregué a Jhon en dólares. Con este dinero, el penúltimo día en Lima, Jhon visitó a quien le pudo hacer un breve mantenimiento a su prótesis. Aunque claro, necesitará en otro momento un mantenimiento generalizado, pero al menos con este dinero se logró avanzar.

Hay otras personas que no donaron dinero pero que ayudaron de otro modo, digamos, con capital simbólico, como diría Pierre Bordieu. Quiero agradecer profundamente a Ricardo Bullón, fisioterapeuta del CRYMEF, gran médico fisioterapeuta que fue mi propio medico por varios años, aún hasta ahora, que siempre ayuda a quienes más lo necesiten, como a Olinda Silvano, líder shipiba que tiene un problema en la rodilla y columna, y ha ayudado gratuitamente también a Jhon Estela el año pasado y este con fisioterapias gratuitas. Mil gracias Ricardo de parte mía y de Jhon, porque tu apoyo ha sido invalorable. Mil gracias también a la dermatóloga especialista Lourdes Galliani, que es especialista en psoriasis y que tuvo a bien darle una consulta gratuita a Jhon para poder examinarlo y ayudarlo en lo posible. Gracias a Brenda Teruya por el tiempo que destinó a acompañarlo a sus consultas, por buscarle alternativas médicas, y por todo lo que hizo por él. Gracias a lamula, un portal solidario con las buenas causas, sobre todo a su editor, Alberto Ñiquen, ya que aceptaron entrevistar a Jhon, y publicar su caso para darle fuerza a su visita a Lima. 

Y gracias a Rodolfo Ybarra, que sacó en LimaGris el caso de Jhon y ayudó a promocionar la colecta que estábamos realizando. Agradezco también a Rocío Silva Santiestevan, quien escribió solidarizándose con la causa y que me entregó algunos datos valiosos para conciliar más ayudas para Jhon. Lo que yo hice, de modo particular, fue orquestar esfuerzos, recoger el dinero y entregárselo a Jhon el día 1 que vino, y darle alojamiento en mi casa, como lo hice el año pasado. Escribo este post agradeciendo mucho a las personas que se solidarizaron con esta causa y dejando cerrada también la visita de Jhon, que duró 6 días y 5 noches, un tiempo prudente para dejar cerradas varios temas pendientes en Lima.



Escrito por

andrea.cabel

tesista ser, como Jedi es. trabajar en bata puedes.


Publicado en

de un silencio ajeno

Un espacio para la discusión de literatura, cultura y (a veces) política.